Las mujeres son como las rosas; todas llevan espinas que pueden ser peligrosas, pero su belleza hace que valga la pena querer tener siempre una consigo. 
Nota: No me gusta regalar flores a las mujeres jajajajaja

Las mujeres son como las rosas; todas llevan espinas que pueden ser peligrosas, pero su belleza hace que valga la pena querer tener siempre una consigo.
Nota: No me gusta regalar flores a las mujeres jajajajaja